IberoGen, llevando la ciencia a la práctica

Juan Manuel Pérez: "Si no crees que tu empresa pueda funcionar estás perdido"

 

 
 

 

 

  

 

 

Joven y creativa. Así es IberoGen. Esta empresa, que se centra en la genética aplicada la forman Juan Manuel Pérez, Eva García e Irene Almodóvar. Los dos primeros son licenciados en Ciencias Ambientales y la tercera licenciada en Biología. Este equipo ofrece soluciones innovadoras a problemas de la industria veterinaria, ganadera y alimentaria, desde las más modernas técnicas genéticas. Además de asesoramiento y soporte científico-técnico en el ámbito de la investigación, conservación, gestión del territorio y sostenibilidad.  Según ellos mismos, su principal objetivo es “llevar la ciencia a la práctica”.

IberoGen participa en la II Edición de la Maratón de Creación de Empresas que organiza la Nau de la Innovació del Parque Científico de la Universidad Miguel Hernández (UMH). Esta experiencia, les está serviendo para focalizar y consolidar su proyecto y al mismo tiempo aprender lo necesario para desarrollar su modelo de negocio. Además, Iberogen ya se encuentra desarrollando diversas investigaciones en el CIEB (Centro de Innovación Empresarial Biotecnológica), ubicado en el Parque Científico de la UMH en el campus de Elche.

Sobre su experiencia como emprendedores y en el concurso hablan Juan Manuel e Irene.

Nau de la Innovació: ¿Cómo se conoció el equipo de IberoGen?

Juan Manuel Pérez. Los tres trabajábamos como becarios del área de ecología en la UMH.

N. I:  ¿Cómo surgió su idea?

J.M.P: Surge a raíz de nuestras investigaciones relacionadas con la genética de las poblaciones de búho en las que estábamos trabajando. Con el incierto panorama que acechaba la continuidad de los proyectos, consideramos que nuestros conocimientos podrían trasladarse a un ámbito más empresarial.

A partir de ahí, empezamos a darle vueltas y a pensar: “Con lo que sabemos de esta especie podríamos ofrecer servicios como el sexado de aves (definir si el animal es macho o hembra) a particulares y veterinarios, o identificación de aves expoliadas (robadas en los nidos) para instituciones como el Seprona, por ejemplo”. Y, de este modo, en una servilleta de papel de la cantina de la universidad, fuimos dándole forma a IberoGen.

N.I: ¿Quiénes son vuestros principales clientes?

J.M.P: Actualmente trabajamos como apoyo logístico para la Universidad Miguel Hernández, como empresa externa. Hemos comenzado también trabajos de sexado de aves para cetrer (técnica de caza con aves rapaces) y criadores de aves. Asimismo, nos estamos iniciando en el sector de la apicultura (crianza y cuidado de abejas), realizando la identificación de un nuevo parásito proveniente de Asia. 

N.I: ¿En qué zona pensáis centrar vuestros servicios?

J.M.P: Ahora estamos en Alicante, donde tenemos bastante trabajo, pero nos da igual de dónde provenga lo que nos pidan. En principio nos gustaría crear una base de clientes en esta provincia hasta que nos consolidemos y tengamos una estructura estable para seguir expandiéndonos.

N.I: Ya existen empresas que se encargan de hacer análisis genéticos, ¿qué os diferencia?

J.M.P: Nuestro factor más innovador es la apliación de las últimas técnicas de análisis genéticos en los problemas de las empresas, para ello, ha sido esencial nuestros trabajos en investigación en conservación de especies amenazadas, como tortugas y búhos. Pero, además de este aspecto pionero, nos dedicamos a la genética más clásica aplicada a cultivos y ganadería, buscando nuevas aplicaciones. Un ejemplo es que somos la única empresa que ofrece análisis genéticos para apicultura en la provincia de Alicante.

N. I:  ¿Cómo estáis viviendo la experiencia de ser emprendedores

J.M.P: Dura. En un periodo de crisis como el actual, emprender significa lanzarte al vacío, pero creemos que la única opción que queda es intentar lanzarte por tus propios medios.

N.I: ¿Habéis tenido muchos obstáculos?

Irene Almódovar: Aunque con mucho esfuerzo, emprender ha resultado ser más fácil de lo que nos lo habían pintado. Hay preocupaciones e incertidumbre, claro, porque has invertido un dinero y no sabes si va a dar sus frutos.

J.M.P: Hemos tenido suerte, ya que, por ahora contamos con más beneficios que pérdidas, aunque estamos empezando. El verdadero reto, es que las pequeñas empresas se consoliden  a lo largo del tiempo, y ahí nosotros todavía estamos en ‘pañales’.

N.I: ¿Cómo surge la idea de participar en la Maratón?

I.A: Nos enteramos del concurso y vimos que podía servirnos para ampliar conocimientos, además de poder conseguir un premio bastante interesante.

N.I: ¿Qué os está aportando?

J.M.P: Lo que más nos aporta es recibir la experiencia de otros emprendedores, además de la de expertos que han impartido charlas de formación durante la segunda fase del programa.

Participar en la Maratón también nos ha ayudado a focalizar nuestro proyecto, definir en qué sectores queremos trabajar y qué servicios ofrecer.

I.A: También resulta importante conocer a gente que está como nosotros y compartir nuestras experiencias.

N. I: IberoGen cuenta con el apoyo del Centro de Investigación Operativa (CIO). ¿Os costó conseguir este apoyo?

J.M.P: No, el CIO se mostró interesado en cuanto le contamos nuestra idea. Resaltaron que aunque haya ya varias empresas de base tecnológica, la nuestra resultaba complementaria a ellas.

I.A: Además, como empresa entramos en el perfil que ellos buscaban.

N.I: ¿Cuál es vuestro objetivo más próximo?

J.M.P: Consolidarnos, que puede ser lo difícil. Además de poder vivir de esto de aquí a dos años.

N.I: La Maratón premiará con 10.000 euros a las 5 mejores ideas, ¿os veis con posibilidades de ganar?

J.M.P: Hay proyectos muy buenos e interesantes y también hay mucha competencia, sobre todo en algunos tipos de proyectos, por ejemplo, está en auge la creación de apps, mucha gente quiere emprender en ese sector.
Sin embargo, nosotros ofrecemos algo diferente: un laboratorio con un producto distinto del resto, por lo que creemos que sí, que tenemos posibilidades. Pensamos que nuestro proyecto es una buena idea de negocio y somos muy optimistas, los emprendedores lo llevamos grabado en nuestro ADN, si no crees que tu empresa pueda funcionar estás perdido.



eskisehir escort eryaman escort samsun escort bursa escort