Validar un modelo de negocio con Lean Startup

Néstor Guerra: "Hay que probar, fallar, mejorar y seguir para emprender con éxito".














“Valida el modelo de negocio antes de lanzar tu producto/servicio al mercado”. Este uno de los consejos más repetidos entre los expertos en estrategias innovadoras para empresas y start-ups. Pero, ¿qué metodologías existen para  comprobar si nuestro plan es viable?

Néstor Guerra, CEO y cofundador de Intelligent Experience Consulting (IEC), apuesta por la metodología Lean Startup, cuyo objetivo es ahorrar tiempo y dinero a aquellos emprendedores interesados en lanzar su proyecto al mercado. La máxima de este método es: “falla pronto, pero sobre todo barato”.

El cofundador de IEC profundizó en esta metodología en el taller Lean Startup, una herramienta para validar modelos de negocio” organizado por la Nau de la Innovació del Parque Científico de la UMH y por la Escuela de Organización Industrial (EOI).

Si bien es necesario saber la teoría, para Néstor Guerra la práctica es fundamental si se quiere entender la metodología Lean. Es así que, organizando en grupos a los asistentes del taller, propuso una actividad: construir una estructura, lo más elevada posible, utilizando unos pocos espaguetis, cinta adhesiva y una cuerda. La finalidad de la estructura era soportar el peso de una esponja de golosina en la parte superior. Todo esto, en 18 minutos.

Los experimentos de los grupos fueron variados: algunos emplearon varios minutos en pensar cómo iban a construir su proyecto; otros empezaron a construir, dejando el objetivo de poner la esponja para el final de su construcción; y otros optaron por ir construyendo su base con la golosina ya ubicada.

Los resultados fueron variados también: algunos proyectos quedaron sin terminar, otros comprobaron que al poner la esponja en su estructura “perfecta”, ésta no soportaba su peso y caía. Otros grupos veían con temor cómo peligraba la permanencia de la golosina en lo más alto, dado que los cimientos no eran sólidos. Sin embargo, también hubo estructuras que pusieron el dulce en lo más alto y consiguieron que se mantuviese ahí sin riego a caerse.

Según el ponente, el éxito de estos últimos residió en la decisión de lanzarse a construir teniendo el objetivo (la esponja) siempre presente, residió en ver cómo una estrategia no funcionaba y sin demora iniciaban otra mejorada, sabiendo ya los errores que no debían cometer de nuevo, y también residió en la compenetración del equipo. La estructura más alta midió más de dos metros.

Según el CEO, la finalidad de la actividad era prototipar: aprender que lo más importante no es tener el plan perfecto o la estructura perfecta, lo esencial es experimentar y validar nuestro modelo, de modo que si nos equivocamos, cueste lo mínimo posible.

Con la lección aprendida, Néstor Guerra profundizó en más aspectos útiles para lanzarse a la aventura de emprender, aspectos como estos tres pilares en los que se basa metodología Lean Startup: Valores del Manifiesto Ágil, Lean Manufacturing y la metodología de desarrollo del cliente (o customer development).

El primer pilar valora a los individuos y su interacción, por encima de los procesos y las herramientas. También sobrepone un producto/servicio que funcione, por encima de la documentación exhaustiva. La colaboración con el cliente, por encima de la negociación contractual, pudiendo incluso co-crear con él, es otro de los puntos del manifiesto ágil, al igual que el de valorar la respuesta al cambio, por encima del seguimiento de un plan.

Con respecto al Lean Manufacturing, consiste en dar valor al cliente con los mínimos recursos. “El mayor desperdicio para una startup es crear productos que nadie quiere”, afirmó Guerra.

Por último, el tercer pilar habla sobre la importancia de definir una estrategia en base al cliente, no en el producto. ¿Cómo hacerlo? Dos premisas: conocer a fondo las necesidades de los clientes  para poder dar con un producto o servicio que realmente resuelva sus problemas, y  mantener un contacto continuo con el cliente, para así aprender y rehacer el producto/servicio hasta dar con la solución adecuada.

Para concluir el taller, Guerra aconsejó no tomarse el método Lean Startup como un dogma: “hay que probar, fallar, mejorar y seguir para emprender con éxito, pero siempre con la idea de que se haga lo que se haga hay que disfrutar con ello”.

Video "Taller con Néstor Guerra en la Nau de la Innovació". 
Foto galería del taller

eskisehir escort eryaman escort samsun escort bursa escort