Psicología y oratoria, comunicación no verbal, la estructura… todo influye a la hora de realizar una buena presentación

Aprende con unos sencillos pasos cómo realizar presentaciones eficiaces de la mano de Guillermo Sánchez ¿Con qué tomamos las decisiones las personas? ¿Con el cerebro o con el estómago? De acuerdo con el experto en presentaciones eficaces Guillermo Sánchez, quien impartió una jornada la semana pasada en la Maratón UMH**, nuestras decisiones se basan más en lo emocional que en lo racional. A la hora de tomar una decisión, como comprar un producto, por ejemplo, nos convencen más las personas que las ideas. Si partimos de esta premisa, debemos tener en cuenta que a la hora de realizar presentaciones de proyectos hay que apelar a la empatía de nuestros interlocutores, llamar su atención y mantener el interés durante toda la exposición. No es tarea fácil, pero a continuación te mostramos algunos tips que podrán serte de gran ayuda.

Psicología y oratoria, comunicación no verbal, la estructura… todo influye a la hora de realizar una buena presentación. Comenzamos con los objetivos que debes tener claros a la hora de elaborar tu exposición

No pidas, da: Tal y como señala Sánchez a la hora de realizar una presentación no debes intentar vender tu producto, sino ofrecerlo como una solución a un problema, esto genera un aumento de su valor. Debes mostrarlo como un regalo.

Controla tu estrés: Algo muy importante que debes recordar es que para realizar una buena presentación hay que controlar el estrés y para hacerlo, primero hay que conocer su origen. Novedad, impredecibilidad, sensación de descontrol o amenaza para la propia personalidad son algunos de los motivos principales. ¿Cómo solucionarlo? Es imposible controlar el resultado, por eso, debes focalizarte en las variables que están bajo tu control: algunas de estas son la apariencia, el control del tiempo (ensaya y ensaya), un plan B por si falla cualquier otra variable (la tecnología, por ejemplo) o tener claro el mensaje que se quiere transmitir, aquel con el que quieres que el jurado se quede. Aunque controlemos estas variables, los nervios siempre están ahí. Es normal. Te enseñamos cómo gestionarlos.

Mucho antes

  • Apunta: todo lo que te sirva para mejorar tu presentación
  • Conoce: si puedes, visita antes el lugar donde expondrás, conocerlo te hará sentirte más cómodo
  • Olvida: (sí, olvídate de aquello que no te ayude a impresionar durante la presentación)
  • Entrena: ensaya cuanto necesites

Poco antes

  • Respira: realiza respiraciones profundas
  • Encoge los dedos de los pies (te ayudarán a que las piernas no tiemblen)
  • Agárrate las manos de vez en cuando (te ayudará a controlarlas)

Después de algunos consejos para controlar el estrés previo a la presentación, ¿qué te parece si echamos un vistazo a algunos tips para esa comunicación de la que a veces no somos conscientes?

Lo que no dices también importa: Naturalidad en la alegría y en la pena, las personas naturales se adaptan a las situaciones sin dejar de ser ellos mismos. Ten presente siempre la naturalidad y la actitud, el jurado no quiere que vayas como emprendedor, sino como empresario. Sé contundente sin ser prepotente. Domina tu tema, no repitas sin más lo que has aprendido de memoria. Toma nota de algunos consejos para controlar tu comunicación no verbal: mantenerse erguido, evitar balanceos y bailes, evitar las piernas cruzas o moverse sobre la superficie en exceso son algunas de las claves. En cuanto al rostro, brazos y manos…sonríe si puedes (salvo que el tema no lo permita), evita gestos exagerados (el cuello y la cintura son las fronteras) y recuerda que las manos complementan, enumeran y enfatizan la información. Ten también presente que no debes estar excesivamente estático, el movimiento (leve) mantiene la atención y no te ocultes detrás de una mesa o atril. Recuerda que con el cuerpo también comunicamos.

Controla tu voz: Como destaca Guillermo Sánchez, no eres responsable de la voz que tienes pero sí de la que pones. Toma nota de algunos tips que te ayudarán a mejorar tu discurso: entender para dar sentido (tienes que saber en todo momento de qué estás hablando, eso da seguridad a tu discurso), la fuerza de las preguntas (entonan y ayudan a que no se convierta en un discurso plano) y varía la velocidad del discurso, no lo hagas plano. Subraya con la voz palabras o sílabas de valor (la voz se ve) y crea tensión, haz un silencio ante cuestiones importantes para crear expectación.

La estructura influye: efecto de primacía y recencia. Esto quiere decir que tendemos a recordar lo primero y lo último. Siguiendo esta premisa, recuerda impactar con tu inicio y tu cierre. Es lo que más retendrá el jurado. En cuanto a las partes del discurso, es tan sencillo como: inicio, desarrollo y conclusión.

  • Inicio: Piensa primero en la comunicación y a quién va dirigida. ¿Quién habrá en el jurado? ¿Qué esperan de mí? Capta la atención del público y gánatelo.
  • Desarrollo: Define tu mensaje. ¿Qué sé y qué se me ocurre sobre el tema? ¿De qué voy a hablar? ¿Qué afirmaciones y qué evidencias puedo dar? Céntrate en tus argumentos, tres o cuatro como mucho y revisa que el contenido sea entendible.
  • Conclusión: Ten en cuenta que no sólo es un resumen, debes incitar a la acción (cuenta una breve anécdota, un resumen, un poema, una frase que marque… todo vale.

Recuerda todos estos consejos la próxima vez que tengas que presentar tu proyecto. Respira profundo y lánzate a defender tu proyecto.

Tal y como hemos señalado antes, una buena presentación trata de ganarse al público, de generar un mensaje que cale en tus interlocutores. Te dejamos una muestra de un gran discurso. Steve Jobs en la Universidad de Stanford
 
*
* Puedes echar un vistazo a los consejos que nos dejó Guillermo Sánchez en su paso por la Maratón UMH a través de los siguientes enlaces http://bit.ly/2jc5o1l http://bit.ly/2jbXXqZ 

eskisehir escort eryaman escort samsun escort bursa escort